1.
Resistencia: las encimeras de mármol son muy resistentes al calor y a las altas temperaturas, y no se queman. En ese sentido son un material muy seguro para utilizarlo en la cocina.


2.
Quemaduras accidentales: sin embargo, lo mejor es utilizar protecciones porque algunos tipos de mármol sí que pueden llegar a quemarse o a resquebrajarse por el calor. Aunque sea un material resistente, no debes olvidar utilizar siempre protectores para garantizar que dura intacto un montón de años.


3.
Tipos de mármol: los diferentes precios que se pueden ver en un catálogo de mármoles hacen referencia a su resistencia. Los más baratos suelen ser los menos duraderos por grosores más pequeños o porque no tienen la máxima calidad. Generalmente, cuánto más caro resulta el material, más probable resulta que dure toda la vida.


4.
Problemas con el mármol pulido: en este tipo de mármol resulta bastante frecuente que aparezcan marcas cuando se derraman líquidos que contienen ácidos. Estos pueden dañarlo por completo y hacer que la inversión que has realizado no valga la pena. Prestar la máxima atención mejorará la resistencia del mármol.


5.
Es recomendable que elijas un acabado mate en lugar de un acabado pulido para tu encimera de cocina en mármol por todos los problemas que puede ocasionarte el anterior.


6.
El mármol en la cocina representa clase y elegancia y se asocia casi siempre a ambientes muy sofisticados o de lujo.


7.
El mármol conlleva menos problemas de mantenimiento que otros materiales y con un cuidado como el que te hemos indicado puede durarte para siempre.



*Fuente: Vivir Hogar